fbpx

Así funciona el inhibidor de vello. Consigue una depilación duradera

La llegada del verano, del calor, de la piscina y la playa trae consigo en muchas ocasiones el deseo de una depilación duradera que haga que no te tengas que preocupar del vello corporal. El inhibidor de vello es uno de los mejores aliados para estos casos, una revolución que te permite disfrutar de la estación más agradable sin tener que preocuparte por la depilación. Estos productos son un complemento perfecto a la depilación tradicional con cera o cuchilla ya que una vez depilada la zona, se aplica y el pelo tardará mucho más en aparecer.

¿Cómo funciona el inhibidor de vello?

Los inhibidores de vello son productos en formatos de crema, spray, loción, geles o sérums que retrasan el crecimiento del vello. Para conseguirlo actúan llegando al interior de las células del folículo piloso donde modifican su estructura. Esto es posible ya que lo hacen a nivel de las células germinales de la raíz folicular, es decir, en el centro del crecimiento del pelo. De esta forma se consiguen varios efectos con un uso habitual y regular: que el pelo tarde en crecer, que sea más fino y que el tiempo de aparición cada vez sea más lento. Sin embargo, cabe destacar que para tener estos efectos es imprescindible que se aplique de manera habitual. Los resultados pueden comenzar a ser visibles tras el primer mes de actuación.

La fórmula de la que están compuestos permiten que, cuando el poro está dilatado, el producto pueda penetrar en el folículo aportándole todos los beneficios para actuar directamente, pero, al mismo tiempo, no permite la entrada de bacterias.

Además, su aplicación no es invasiva y ni dolorosa. No es un producto que dañe la piel, aunque si se padecen problemas dermatológicos es mejor acudir a un profesional sanitario antes de utilizarlos. Además, es conveniente, aunque no tengas problemas o enfermedades cutáneas, que antes de una aplicación completa, lo pruebes. Basta con aplicar un poco de producto en una zona muy reducida de la piel para comprobar si te provoca algún tipo de alergia o reacción y si lo hace es mejor cambiar de producto.

Cuándo aplicarlo y cómo

Para que funcionen correctamente, los expertos aconsejan utilizarlo justo después de la depilación, cuando el poro aún está bastante dilatado y el producto puede entrar mejor y ser más efectivo. Asimismo, se puede emplear con cualquier sistema depilatorio, pero, de nuevo, será mucho más eficaz si se une a un método que elimine el pelo de raíz, como la cera o el láser.

Su aplicación es sencilla e indolora. Puesto que hay múltiples formatos hay diferentes maneras de aplicarlos. Las cremas, lociones o sérums se deben dar en forma de masaje en la piel para que penetre bien el producto. No hay que hacer nada más, solo seguir los pasos que se dan cuando se aplica una crema corporal o una loción del mismo estilo.

Para los que son en formato spray, que suelen ser muy cómodos para las axilas, el procedimiento será igual que cuando utilizas un desodorante normal.

Hay que tener en cuenta, en cualquier formato que se aplique, que el momento del día perfecto para utilizarlo, según los expertos y es la última ducha del día. Este momento es el indicado para hacer la depilación y también para emplear los inhibidores de vello. ¿La razón? Muy sencilla. La piel se encuentra limpia, lista para el tratamiento y con ella no interfiere ni el sol ni otros productos que puedas emplear a lo largo del día. Por este motivo, se trata del momento perfecto para ambas tareas, así la efectividad será mucho mayor y, en definitiva, el pelo tardará más en salir.

Algunos consejos para que la depilación sea más duradera

Una depilación duradera es lo que siempre se busca y, aunque se utilicen métodos como el láser siempre hay algún pelo que termina por molestar durante las primeras sesiones. En el caso de emplear métodos más tradicionales como la cuchilla, la cera o cremas depilatorias, la durabilidad es un deseo que casi resultaba imposible. Utilizar los inhibidores del vello hace que ese sueño esté un poco más cerca, pero no es la única opción para una depilación duradera.

Hay ciertos trucos que harán que el pelo que te sale tarde más en aparecer, cuando lo haga que sea más fino y que el tiempo que tarde cada vez se amplíe un poco más.

Lo primero y fundamental es emplear técnicas que arranquen el pelo de raíz, como la cera. En este principio es en el que se basa el láser, que con unos haces de luz va directo al folículo piloso para quemar el vello en su origen. La cera, como comentábamos antes, es una de las formas tradicionales más eficaces para una depilación duradera. Además, si se combina con un inhibidor de vello se puede conseguir un resultado ideal durante el verano. Lo más recomendable sería haber empezado a utilizar el producto varios meses antes, pero no pasa nada si no se ha hecho, nunca es tarde para empezar y disfrutar de los efectos de este producto.

También están indicados en casos de hirsutismo, que es un crecimiento excesivo de vello en la mujer con patrones generalmente masculinos. Es decir, que comienza a aparecer vello facial en la zona de las patillas, la barbilla o el cuello, aunque también aumenta el pelo de las zonas como piernas e ingles.

Una depilación más duradera es lo que se necesita siempre, pero sobre todo es lo que se busca en verano. Disfrutar de la playa y la piscina sin preocuparse del pelo es posible con la ayuda del inhibidor de vello. Utilizarlo después de una depilación de raíz,  es el método más efectivo para retrasar la aparición del pelo y que éste sea más fino. Un método perfecto para esta estación del año.