fbpx

¿Los quemadores de grasa son una forma de bajar de peso rápido?

quemadores de grasa

La aspiración por la perfección física ocurre desde tiempos remotos, sin embargo, en la sociedad contemporánea se produce una paradoja: mientras prima el sedentarismo, las personas pasan más de un mes al año (835 horas) sentados consumiendo televisión , siendo éste el medio que recibe la mayor inversión publicitaria y por donde se difunden permanentemente a través de la publicidad, imágenes de cuerpos perfectos, atléticos, deseables, con mensajes que prometen la facilidad de alcanzar estos estereotipos, comprando por ejemplo, las píldoras en base a componentes “naturales” que neutralizarán las grasas ingerida o te harán bajar de peso sin ejercicios y sin “efecto rebote”.

De acuerdo a cifras de la OMS y la OCDE, Chile es uno de los países con más exceso de peso en el mundo. La Encuesta Nacional de Salud del Ministerio de Salud (MINSAL, 2010), último dato disponible a nivel nacional, estableció que de 67% de los habitantes del país (8.900.000 personas) están sobre los parámetros de peso considerados como saludables.

En Chile, según el Reglamento Sanitario de los Alimentos, decreto No 977/96, en el artículo 534, señala que los suplementos dietéticos son aquellos productos elaborados o preparados especialmente para suplementar la dieta con fines saludables y contribuir a mantener o proteger estados fisiológicos característicos tales como: adolescencia, embarazo, lactancia, climaterio y vejez. En este escenario, los suplementos dietéticos destinados a bajar de peso, tienen el objetivo de tratar la obesidad, por lo tanto, su clasificación dista de lo contemplado en el reglamento sanitario de los alimentos.

Los Quemador de grasa no poseen ninguna acción farmacológica

Especial atención merecen aquellos productos que se comercializan como “Quemadores de Grasa”, puesto que “tal denominación no corresponde a una acción farmacológica reconocida o que preste una utilidad terapéutica concreta”, según señala el Instituto de Salud Pública (ISP) en la Nota Informativa de Farmacovigilancia, publicada el 4 de enero de 2016 en el sitio web de la Institución . Más aún, en el citado documento se señala que algunos de ellos pueden tener consecuencias negativas para la salud de las personas, alterando el normal funcionamiento del organismo, pudiendo ocasionar problemas de tipo cardiovascular o endocrino, especialmente en aquellas que tienen propensión a ello.

Como señala el ISP en dicha Nota Informativa, los resultados descritos como consecuencia del uso de un “Quemador de Grasa”, constituyen una acción terapéutica propia, para lo cual sólo podría calificar un producto que posea registro sanitario. Si un producto alega en su publicidad que su consumo provoca este efecto, pero no cuenta con el respectivo registro, significa que no ha demostrado su eficacia y su seguridad. Más aun con productos promocionados y comercializados en Internet, dado que no cuentan con trazabilidad o condiciones de almacenamiento e incluso pueden estar adulterados.

Riesgos del consumo de suplementos dietéticos destinados para reducir de peso

De acuerdo a la publicación de la revista médica Suplementos dietéticos para reducir de peso: dilemas médicos y éticos, (Vásquez y Vanegas 2014). Los suplementos dietéticos no se recomiendan como parte de los programas destinados a reducir de peso, debido a que se desconoce su eficacia y seguridad. Algunas revisiones efectuadas, han encontrado poca o inconcluyente evidencia de la efectividad de la mayoría de los ingredientes que forman parte de los suplementos destinados a la reducción de peso en corto tiempo (≤ 6 meses) y no se han encontrado estudios que evalúen sus efectos a largo plazo (≥ 12 meses).

Los estimulantes son ingredientes habituales utilizados en los suplementos dietéticos destinados a la reducción de peso, porque poseen la propiedades de estimular la termogénesis, los cuales aumentan la presión sanguínea, producen palpitaciones, taquicardia, infarto, alteración del metabolismo hepático y muerte. Esto concuerda con los hallazgos de Shekelle PG y cols, que estudiaron píldoras para bajar de peso, las cuales contenían los estimulantes efedra y/o efedrina combinados con o sin cafeína, evidenciando mayores reducciones de peso versus el placebo, durante cuatro a seis meses de uso, pero quienes los utilizaron tuvieron dos a tres veces más riesgo de sufrir efectos adversos, como por ejemplo: problemas psiquiátricos, neurológicos, gastrointestinales y cardiacos. Otros estudios realizados en suplementos dietéticos que contienen estimulantes, han mostrado deficiencias en el control de calidad de sus productos (contaminación), con el consecuente efecto tóxico en las personas (reacciones alérgicas)

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

WhatsApp chat